¿Quieres encontrar algo en especial?

Translate

martes, 8 de septiembre de 2015

Abi & Víctor. I Relato propio.

-          Y ahora que ha pasado... – Pregunta Dylan cuando aparece su amigo de bastante mal humor.

-          Me saca de quicio tíote prometo que me enerva. – Víctor cierra la puerta del coche de golpe una vez dentro y lo pone en marcha camino a la universidad.

-          ¿Abi?

-          Quien si no...

-          ¿Pero que ha hecho ahora?

-          Es una cabezota sin remedio... Eso es todo.

-          Pero eso no es nuevo... – Dylan se ríe. – Esa chica es de armas tomar, sabes que cuando se le mete una idea en la cabeza no se la quita nadie... Ni si quiera tu, por mucho que te adore.

-          A veces dudo que me adore tanto... – Protesta Víctor y da un golpe seco al volante. – La quiero mucho tío, demasiado a veces, pero te juro que cuando se pone así, no puedo con ella. No puedo.

-          Va tío, sabes de sobra que solo tiene ojos para ti, no dudes nunca que te adora, solo hay que verla cuando apareces. Pero sabes que su vida no es fácil...

-          Y yo me como las consecuencias ¿No? ¿Es eso?

-          ¿Pero que ha hecho ahora?

-          Su padrastro... No la deja ir al viaje que teníamos planeado para este fin de semana... Tiene que cuidar a su hermana pequeña porque él se va de la ciudad. Negocios supongo, como siempre...

-          Pero y ahí... ¿Que culpa tiene ella?

-          Ahí nada, ella tiene la culpa de querer escaparse e ir de todas formas.

-          ¿Qué?

-          Lo que oyes...

-          Pero... ¿Y su hermana?

-          Ni idea... Supongo que pretendía dejarla en casa de algún vecino como ya han hecho otras veces cuando ella tiene algo más importante también... Pero creo que esta vez la hermana no quiere ir a casa de ningún vecino... Y eso ha jodido los planes de Abi...

-          Amigo... Y todo sabemos como se pone cuando se le joden los planes.

-          Bingo... – Murmura Víctor aparcando el coche en la universidad.

-          Bueno tío... No seas muy duro con ella...

-          Ya, si es lo de siempre... Mira, de momento no quiero hablar con ella... Cuando se le quite la tontería hablaremos.

-          Como veas... Anda vamos... Que ya están todos ahí.

Ambos amigos bajan del coche y tras coger sus cazadoras se dirigen a su grupo de amigos. También están algunos de los amigos de Abi. Pero de ella no hay ni rastro.

-          ¿Que le hiciste esta vez, Víctor? – Diana va directa al grano. Una de las amigas más cercanas de su novia aparece de la nada.

-          ¿Yo? Pregúntale que hizo ella.



-          De verdad... Sois como el perro y el gato aun estando juntos. No hay quien os entienda... – Sentencia Marcos, otro del grupo.

-          Lo que tu digas... – Murmura Víctor, molesto ya con el tema. – ¿Dónde está?

-          Se ha ido al baño... Ha aparecido la gilipollas de tu ex y...

-          No me digas más, se han vuelto a pelear. – Víctor resopla frotándose la cara.

-          ¡Víctor! ¡Cómo la zorra de tu novia vuelva a tocarme un pelo, no respondo de mi! – Se oye de pronto.

Todos los amigos se giran de golpe para ver acercarse a Paloma, una muchacha bastante fina, casi siempre, de pelo rubio cortito y ojos casi negros.

-          ¿Qué le dijiste tu esta vez? ¿Eh, asquerosa? – Recrimina Raquel sin pelos en la lengua, otra de las amigas más cercanas a Abi.

-          Paloma, déjala en paz de una vez... – Sentencia Víctor.

-          No se que has visto en esa chica... Tiene serios problemas de mala uva... ¡Pero más le vale controlarse para la próxima! – Refunfuña Paloma a la vez que se aleja.

-          Joder... Tu novia si que sabe sacar las garras... – Victorea Diego. – Como la ha dejado... ¿En todos los aspectos es así? – Pregunta divertido.

-          Calla, anda... O te doy una paliza. – Niega Víctor riéndose entre dientes. Y todos se ríen.

Pronto cambian de tema y cada uno habla de sus tonterías mientras esperan a que comience la clase, el profesor no da señales de vida... Así que están todos los alumnos desperdigados por todas partes dentro del aula.

Pero aparece Abi con un arañazo en la frente y de bastante mal humor. Claudia va a su lado tratando de calmarla.

-          Te prometo que a la próxima la remato. La odio... – Protesta la muchacha mientras se acerca al grupo.

Víctor es avisado de su presencia y se da la vuelta viéndola acercarse. No puede evitar esos nervios en la boca del estomago siempre que ella aparece. Aun después de estos meses... Es preciosa, adorable cuando tiene que serlo... Y es suya. Pero ahora mismo está enfadado con ella. Y no debería fijarse en sus adorables ojos verdes llorosos, preocuparse por ese arañazo que desentona tanto con la suavidad de su piel... O fijarse en ese jersey que tan bien la envuelve y cubre ese vestido que le da justo por la mitad del muslo, o en esas piernas de infarto que se mueven agilmente hacia ellos cubiertas por unas finas medias color granate. Esta chica es demasiado... Ahora mismo solo desearía poder abrazarla y hundir el rostro en ese suave y ondulado pelo marrón que le queda justo por debajo de los pechos.
Pero se resiste y vuelve a mirar hacia delante mientras espera a que el adorable olor de la muchacha llegue a él. Y tan pronto como Abi aparece a su lado, respira profundamente para quedarse con ese olor a perfume y a su propio cuerpo para siempre.

-          ¿Estás mejor? -  Pregunta Dylan. – Ya nos hemos enterado de la movida...

-          Si, no ha sido para tanto... – Murmura Abi que mira de vez en cuando de reojo a su novio. Se sitúa con delicadeza al lado de Víctor, pero sabe que está enfadado con ella y no quiere empeorar las cosas.

Víctor chasquea la lengua y niega con la cabeza. – No puedes pegarte con todos aquellos que te molestan de alguna forma. – Sentencia sin mirarla.

El resto del grupo aguanta la respiración, se aproxima discusión.

-          Empezó ella, me provocó y...

-          Y tu decidiste pegarte otra vez con ella. Es la historia de siempre, Abigail.

-          ¿En serio vas a venirme ahora con el “Abigail”? No te aguanto en este plan... – Protesta Abi, que intenta alejarse e ir a sentarse en su sitio.

-          Ahora volvemos. – Habla Víctor a la vez que agarra la mano de Abi y se dirige a la salida de la clase.

-          ¿Pero cuál es tu problema? ¡Se andar, déjame! – Le regaña Abi soltándose una vez se encuentran en un sitio de la facultad a solas.

-          ¿Cuál es el tuyo? ¿Eh? – Víctor la fulmina con la mirada. – Hoy el corte en la frente. Mañana que será, ¿Un brazo roto? ¿Eh? ¡Dime! ¡Abi, no puedes tomarte la justicia por tu mano! ¿No te das cuenta de que vas a terminar haciéndote daño? ¡Joder! ¡Te lo he dicho miles de veces!

-          Y.ya lo s.se... – Susurra Abi con la cabeza agachada y los puños apretados a ambos lados. Se le quiebra la voz y se le encharcan los ojos. – Pero me prov.vocó... Y... Yo est.taba molesta ya de antes... Por como disc.cutimos tu y yo es.sta mañana...

Víctor vuelve a chasquear la lengua. – No puedes dejar que tus problemas se mezclen... Si tienes un problema conmigo, págalas conmigo... No con los demás.

-          Pero es que yo no ten.ngo ningún problema con.ntigo... – Protesta la muchacha. – Eres tu el que te enfadaste... – Contesta mirándole por fin.

Víctor la observa lentamente. La chiquilla está a punto de echarse a llorar. – Abi...

-          Yo no quería que te enfa.dases... Solo quería un fin de semana para nosotros, eso es todo... Y Eric ha tenido que estropearlo todo, como siempre. Sus estúpidos negocios...

-          Esos negocios os dan de comer a ti y a tu hermana, Abi... Deberías entenderlo.

-          ¡Si lo entiendo! ¡Joder, claro que lo entiendo! ¡Pero parece que nada me sale como quiero últimamente! ¡Y tu en vez de apoyarme, te cabreas conmigo! – Grita la muchacha rompiendo a llorar.

-          Ey... Va... – Víctor la atrae  hacia él. – Me cabreo porque eres una terca... Eres la persona más cabezota que he conocido... Si algo no sale como quieres te pones hecha una fiera y no eres capaz de entrar en razón... – Le susurra Víctor abrazándola fuertemente.

-          Yo solo quería u.n fin.de para noso.tros...

-          Y  lo tendremos, Abi... Si no es este, será el próximo... Pero tienes que ser más comprensiva...
Abi asiente con la cabeza enterrada en el cuello del muchacho. Y tras algo de tiempo abrazados, - ¿Me perdonas? – Murmura casi sin voz, entre lágrimas.

-          Claro... – Susurra Víctor dejando-le un beso en el pelo. Y la separa suavemente de él para mirarla a los ojos. – Te quiero...

-          Y yo a ti... – Abi sonríe suavemente. Pero no deja de llorar. Algo va mal.

-          ¿Que ocurre? Hay algo más, ¿No es así? – Le pregunta Víctor con suavidad haciendo un esfuerzo inútil por secarle las lágrimas ya que estas no dejan de caer.

Abi asiente. – Es mi padre... Ya puede empezar con las visitas... Y... No se si podre...

-          Pe.ero... – Víctor se traba. – Creía que hasta dentro de un año...

-          Las han adelantado... Buen comportamiento, supongo... – Murmura la muchacha mientras se seca las lágrimas.

-          Pues claro que podrás, Abi... Es tu padre después de todo... ¿Por eso estabas así esta mañana? ¿Cuando te enteraste?

-          Anoche... Me lo dijo Eric... Justo después de jodernos los planes. Por eso quería irme de todas formas... No quiero ir a verle... Y menos yo sola... Eric no estará, y no puedo llevar a Carlota... No pienso dejar que vaya, es demasiado pequeña.

-          Yo puedo ir contigo... Aun que tu hermana tiene 15  años Abi, ya no es una niña.

-          Se derrumbaría, Víctor... todos lo sabemos...

-          Lo se... Iré yo, ¿Vale?

Abi asiente. – Muchas gracias...

-          Sabes que no tienes nada que agradecerme... – Víctor le sonríe dulcemente a la vez que acaricia el rostro de la chiquilla. - ¿Te duele? – Pregunta mientras roza con cuidado el corte de su frente.

-          Un poquito... Pero ella terminó peor. – Sonríe Abi victoriosa.

Víctor se ríe y la abraza de nuevo. – No seas mala...

-          Shht... Calla y dame un beso... – Le pide Abi caprichosa a la vez que se separa un poco de él.
Víctor niega, divertido, con la cabeza y se agacha hasta que sus labios se unen a los de la muchacha.

Se besan suavemente durante un rato que ambos desearían que fuese eterno. 

12 comentarios:

  1. No he podido evitar sentirme un poquito identificada jajaja
    Me ha gustado el relato, un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Woo!
      Me alaga que te hayas sentido identificada. :)
      Gracias por leer y me alegro de que te haya gustado.
      Un besito!

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho tu relato :) Espero que pronto subas más
    Un besoo

    perdidaentrenovelas.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Me alegro de que te gustase. :)
      Subiré más, eso seguro. :P

      Besos!

      Eliminar
  3. Hola Marlen!!
    Me ha gustado mucho el relato, me encanta tu blog.
    Ya te sigo.
    Un beso y nos leemos^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Me alegro de que te haya gustado, gracias por unirte!!
      Sí, nos leemos! :P
      Un beso!

      Eliminar
  4. ¡Hola! Un bonito relato, aunque mi parte favorita ha sido el final, sin duda alguna.
    ¡Un literatoabrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Me alegra que te gustase!
      Besos!

      Eliminar
  5. Hola!
    La verdad es que me ha parecido super bonito el relato
    Un besito <3

    ResponderEliminar
  6. WOWW PRECIOSO RELATO!
    sube más porque sin duda son maravillosos ^^
    y el final me encantó *_*
    Un fuerte abrazo y sigue así ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Me alegra que te guste. :)
      Subiré más, por supuesto! :P
      Gracias por el apoyo... :D
      Un beso enorme!

      Eliminar